CNNMexico
Vida y Salud

Reír causa efectos similiares a los producidos por el ejercicio

Jueves, 29 de abril de 2010 a las 06:20
  • Las carcajadas liberan el estrés y mejoran el ánimo, entre otros beneficios (Cortesía SXC).

(CNN) - Rodar de la risa, reír hasta que duela la panza o incluso hasta que duelan los cachetes, o dar manotazos de la risa… ¿esto es ejercicio? Tal vez.

Estudios han mostrado que “la risa intensa” o las “carcajadas” liberan estrés, mejoran el ánimo y ofrecen algunos beneficios a la salud.

Desde que el concepto de reír por salud llegó en 1970, algunos estudios han mostrado que puede disminuir el cortisol y la epinefrina, las hormonas que regulan el estrés; ayuda a reducir la constricción de los vasos sanguíneos y aumenta las funciones del sistema inmunológico.

Esta semana, un breve estudio sugirió que la risa repetitiva puede estimular las mismas hormonas del ejercicio. El doctor Lee Berk, especialista en cuidados a la salud e investigador en la Universidad de Loma Linda, presentó sus hallazgos en la conferencia de Biología Experimental en Anaheim, California.

En el estudio, se tomaron muestras de presión sanguínea y de sangre de 14 voluntarios antes y después de ver dos tipos de videos, uno con escenas violentas y estresantes (los primeros 20 minutos de "Rescatando al soldado Ryan"), y un video de 20 minutos de comedias en vivo.

Hormonas del apetito en acción

Los investigadores se percataron de que los sujetos, después de ver videos divertidos, experimentaron cambios en las hormonas relacionadas con el apetito: la leptina y la grelina. Los efectos de la risa ocasionaron “un buen balance” entre ambas hormonas, dijo Berk.

Al igual que los mecanismos vistos en el ejercicio, la leptina, una hormona que reprime el apetito, disminuyó, y la grelina, que ocasiona el hambre, aumentó. Esto no significa que la risa cause hambre, sino que normaliza las hormonas, y tampoco significa que una persona se puede volver sana o puede estar en forma viendo rutinas de comedia en el sillón en vez de hacer ejercicio.

“La gente sabe lo que debe o puede hacer”, comentó Berk. “No es ninguna ciencia que el ejercicio sea bueno, pues suma años de vida”.

Enfatizó que el propósito del estudio es mostrar que la risa puede ayudar a obtener mayores beneficios a la salud de los que se habían descubierto.

La investigación tiene sus limitaciones, señaló Mary Bennett, directora de la Escuela de Enfermería del Oeste de Kentucky, quien publicó varios ensayos sobre la risa y sus efectos en la salud.

Es muy pronto para comparar los efectos de la risa con el ejercicio, comentó. “Es muy pronto para decirlo, pero me gustaría un estudio paralelo para poder hacer la comparación”.

Bennett notó que el estudio fue “pequeño. La mayoría de los estudios buscan mayores hallazgos”.

Berk sabe que la muestra de 14 personas es limitada. Mencionó que los centros de investigación con mayores recursos, como en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, no patrocinan proyectos que examinan asuntos como los efectos de la risa en la salud, así que la investigación fue pequeña.

"¿Hace falta más investigación? Seguimos encontrando las piezas y uniéndolas, pero todavía nos falta mucho. La realidad es que la risa es buena para la salud porque nos hace sentir bien. Hay una liberación de dopamina. Un corazón feliz es buena medicina y hay mucha información que lo avala”, manifestó.

La risa mejora la inmunidad y podría reducir la presión sanguínea. “No ha habido mucho trabajo al respecto porque no hay financiamiento para la investigación y las muestras son pequeñas”, expresó por su parte Bennett. “El trabajo es caro para toda la labor de investigación”.

Un maratón de carcajadas

Pero hay suficiente evidencia para convencer al doctor Michael Miller, director de medicina preventiva y epidemiológica en el Centro de Cardiología Preventiva, en el Centro Médico de la Universidad de Maryland, y recomienda la risa como parte de un programa de buena salud.

“Al reír 15 minutos, se aumenta el diámetro de los vasos sanguíneos y es un efecto similar al de correr o trotar o hacer actividades aeróbicas. Es un mecanismo distinto”, detalló.

Un breve estudio realizado en 2005 por Miller mostró que la risa puede expander el tejido que forma la cubierta interna de los vasos sanguíneos, lo que permite un mayor flujo sanguíneo.

“Esta cubierta interna abre paso al colesterol, al oxígeno y a los químicos que pasan por ahí”, dijo. “Se sabe que es muy importante y la risa parece ser un buen disparador de químicos (óxido nítrico). Abre los vasos sanguíneos y previene que las paletas se encimen; tiene muchas características que protegen el corazón”, añadió.

Otro estudio que desarrolló Miller en 2009 comparó las respuestas de 150 personas que tuvieron problemas cardíacos con otras 50 que no los tuvieron. Los resultados mostraron que aquellos que habían padecido infartos o cirugías eran menos propensos a hallarle el humor a la vida diaria y eran más hostiles.

Risajercicio, el nuevo deporte

Aunque la fisiología actual de la risa no es bien entendida, tiene varios seguidores que comenzaron a hacer risajercicio o clases de yoga de risa. En estas sesiones, los desconocidos se colocan en círculo y se obligan a reír.

Berk afirma que el acto físico de la risa mejora la salud, incluso cuando es forzada, y no es una reacción natural a algo gracioso. “Habrá beneficios cada vez que lo hagas”, explicó. “No hay que escuchar una broma para obtener el beneficio”.

Marilyn Galfin, quien se llama a sí misma una líder de risa certificada y un payaso profesional, planea comenzar sus clases de risajercicio en Nueva York, sobre todo con mujeres que intentan volver a ser activas.

"La risa crea un nuevo hábito”, dijo. “Cuando reímos, todo se mueve. Los órganos internos se mueven y haces que se comiencen a quemar las calorías”.

Galfin cree que sus clases de risajercicio podrían ofrecer a las mujeres adultas un lugar seguro para “volver a comenzar a moverse y saber que moverse puede ser divertido”.

Su clase podría hacer que los participantes rían, incluso si no hay nada gracioso, para que liberen tensión, hacer que se muevan y jugar juegos infantiles divertidos. Miller dice que los niños son un buen ejemplo.

“Los niños ríen hasta 300 veces al día, y nosotros lo hacemos una décima parte de eso”, expresó. “Es cierto que los niños se ríen de todo, pues no tienen que lidiar con el estrés cotidiano; son de espíritu más ligero y no se toman muy en serio a ellos mismos”, añadió.

Otras notas de Vida y Salud